Los días con Dios Agosto 2018

Categoria: - Jul 23, 2018

Las cosas de este mundo pueden llegar a “sobrepasarnos”. Pueden llegar a “desbordarse” sobre el lugar que Dios debería ocupar en nuestras vidas.
Necesitamos lo que los santos llaman un “espíritu de desapego”. Esto no significa que rechacemos a las personas que nos rodean, o a las cosas buenas que Dios nos da en Su creación.
Muchas veces dejamos que “nuestros deseos”, las cosas que despiertan un “hambre” en nosotros, lleguen a dominar nuestras vidas. Pasamos demasiado tiempo preocupándonos acerca de cómo satisfacer estos apetitos. Entonces, necesitamos “soltar” y “renunciar” a algunos de éstos. Eso es el desapego. Cuando empezamos a dejar ir las cosas, cuando empezamos a renunciar a ciertos hábitos o “deseos” en nuestras vidas, sentimos un nuevo espíritu de libertad. Y es realmente una especie de liberación. Porque lo que sucede es que estamos liberando nuestros corazones para amar, para querer lo que Dios quiere, para desear lo que Dios desea para nuestras vidas.

El Director