Quienes Somos

En 1993 un grupo de hombres y mujeres que alguna vez habían pertenecido al desapareci­do semanario católico Esquiú, aunaron sue­ños y esfuerzos en pos de un medio que refle­jara los mejores ideales de inspiración cris­tiana, convencidos de que el vacío dejado por la revista ausente debía ser llenado por una publicación de circulación nacional cuyo re­ceptáculo testimonial fuera útil para la labor apostólica que miles de cristianos realizan esforzada y silenciosamente en todos los ám­bitos pastorales del país.

Nacía así el Centro de Difusión de la Buena Prensa, una asociación civil sin fines de lucro que como el primero de los muchos frutos que vendrían después, se presentaba en sociedad con NUEVA LECTURA, la Revista Libro, en diciem­bre de aquel año.

Con la emblemática consigna «nada de lo humano nos será ajeno» enarbolada como un blasón, el Centro de Difusión de la Buena Prensa viene desde entonces amalgamando en todas y cada una de las páginas de sus variadas publicaciones las circunstancias que ro­dean la vida de una persona. Desde la óptica de los hombres de fe, pero con la esperanza de los que, aún sin ella, tra­bajan por un mundo mejor, la entidad ha ido forjando hitos a través de sus 21 años de vida, consolidándose como editorial católica.

Nuestra página está  dirigida a los lectores, difusores y colaboradores que con­tribuyen con su diario esfuerzo a lo ancho y largo del país, a los pastores que guían la Igle­sia de la que el Centro se siente íntimamente partícipe, para los amigos sacerdotes y reli­giosos que han alentado esta obra en el trans­curso de estos años, para los periodistas y comunicadores sociales que respetan y mu­chas veces se asombran de las realizaciones logradas hasta el momento. Y, en fin, a todos aquellos que no la conocen, para que puedan apreciar aunque sea super­ficialmente, la tarea que nos convoca desde hace dos décadas. A todos ellos les damos infinitas gracias.